7.8.07

crónica de un año sabático que se extendio arbitrariamente a tres

Dígamos que, como en la canción de Grease, el verano ( casi) se terminó. Y por tanto es el momento de hablar, mejor dicho de escribir. Mi año sabático en realidad duro tres. Al egresar de prepa no tenía ni la meor idea de lo que continuaría. Hace poco llenando un curisos examen médico hubo una pregunta Considera usted su etapa en la preparatoria como una etapa, en general, felíz; respondí que sí, y eso me dio gusto porque no tuve que pensarlo mucho.
En realidad fue una etapa muy buena. Hacía lo que( entonces no sabía) me apasiona hasta ahora: leer con voracidad, con avidez, una sed que no se sacia. Y comencé a escribir. El pasado fin de semana me dí cuenta de lo mucho que escribí: llené cinco cuadernos con escritura. Esa fue mi forma de estar en ese ahí , en ese ahora. Muchas veces no entraba a mis distintas clases por perderme con algún libro, la pérdida( de esas que sólo pueden ocurrir cuando se es adolescente) era inmediata al encontrar un buen libro, y para entonces leía de todo, todo lo que cayera en mis manos , supongo que estaba fascinado por el lenguaje, por sus múltiples horizontes, por todos los significados que encontraba.La escritura, la lectura se convirtieron en mi modo de sobrevivencia, en mi modos vivendi , de manera cursi se trataba de una especie de diario, no sé que tan masculino o adecuado haya sido eso, lo que sé es que en esas páginas vertía todo, absolutamente todo, lo que en ese entonces era: blasfemaba, escribía de mis tristezas, poemas malisímos( llenos de esa rabia, de ese enojo típicamente adolescente), algunos apuntes en español, otros tantos de mis materias que tomaba en inglés,cuentos, etc., etc., etc.Muchas veces he estado a punto de quemar esos cuadernos, pero hay algo que me detiene: no sé si se trata, acaso, de una velada nostalgia, de real cariño, o simplemente de tener la opción de asomarme a un pasado que s mío las veces que quiera o cuando quiera.
Al terminar la preparatoria no tenía , como ya dije, ni la más mínima y menor idea de lo que quería hacer o estudiar, así que ante tal situación de emergencia decidí darme un año sabático que como ya dije duro en realidad tres. Creo firmemente y estoy totalmente convencido de que valió la pena. Mis padres estaban preocupados pues temían que no desearía volver a estudiar jamás, los familiares preocupados, en fin. Pero fueron años , como se dice, maravillosos. Estos años me han dado mucho: amigos entranables, hermanos adoptivos, personas a las que amo, una nueva manera de relacionarme con mi mamá, un ( próximo ) primer libro, un taller de escritura que se convirtió en mi mundo, en mi familia ficticia , en mi espacio, una instructura de taller que es mucho más que eso: una gran escritora, alguien a quien admiro, respeto y quiero mucho. Una especie de madre adoptiva literaria(jeje); un laboratorio de escritura en una frontera donde yo me desbrujulaba a cada rato, un libro con escritura al pie de un volcán, tardes frías de plática bajo la lluvia, una beca para escribir ese primer libro. Tambíen me dieron el chance de conocer, estar y permanecer con una persona a quien quiero muchisímo, una compañera, una amiga, alguien que está ahí, que hace olvidar que uno está sólo, que hace pensar en la palabra amor. Todo esto por decir poco.
En resumen años en que viaje, conocí personas, lugares, significados, trabajé( no ahorre ni un peso, pero ese es un detalle más bien insignificante jeje), gané mucho. Soy afortunado. En verdad lo soy. Supongo que sólo arriesgue. Salí bien librado.
Pase por varias etapas. Consideré muchas carreras: Relaciones Internacionales, Psicología, Comunicación, Lengua Inglesa o Francesa, Diseño, en fin, hasta eventualmente estuve inscrito en una Ingeniería( gulp) y pensé en estudiar Biotecnología en Alemania( esa fue la primera vez que algo relacionado con Alemania apareció en mi vida). Pero uno finalmente llega al lugar adecuado, en el momento adecuado, cuando uno es el adecuado.Todos estos dilemas los registré fielmente en mis cuadernos, ya habrá tiempo de escribir sobre ellos( espero).
Ahora ya me inscritó en la Facultad de Filosofía y Letras. La carrera es Lengua y Literatura Modernas Alemanas, más simple : Letras Alemanas.Oficialmente soy ya alumno inscrito. Veo los documentos y todavía no lo creo del todo. Es el fin de un camino que inicié en algún momento. Pero sobretodo es un inicio, un nuevo inicio. Un gran cambio. La manera de comenzar a construir la vida que deseo tener.Una nueva forma de estar y de ser. Lo mejor de todo es que no sólo me hace felíz a mí, sino a muchos otros más que me rodean. Y lo mejor de todo es que no inicio esto sólo: hay alguien que comparte el sueño, el anhelo, el deso de un paisaje, de otro lugar interno y externo.
Hay aún mucho por escribir. Pero de momento esto es el aquí y el ahora. En el que creo ciegamente.

7 comentarios:

Daniel Herrera dijo...

"Supongo que sólo arriesgue"
supongo que eso es lo que me falta ultimamente... saludos...

Y dijo...

yo que tu no tiraba esos cuadernos, porque cuando te vuelvas famoso valdrán oro, o cuando te mueras, pero el chiste es que valdran algo.

Daniel Herrera dijo...

si, recuerda que el papel se recicla, asi que no los tires, che Yessica en lugar de que le digas que esta chido lo que escribe te pones a pensar en la ecologia y que no habra arboles cuando tu cuate se muera...

Y dijo...

jajajajaja

Bram M M dijo...

jajaja ^_^ chido por sus comentarios; pero en verdad espero que cuando muera todavía haya árboles, así que mejor hay que hacer caso a Al Gore jeje

H, thanx for the comments




abrazos varios

Daniel Herrera dijo...

eso de abrazos varios suena medio Kinky eeehhh... que miedo me das Ka... jajajajaja

Bram M M dijo...

jajajajaja